Es desastroso cuando incógnitos hackers se meten a tu blog y lo hacen pedazos para convertirlo en el pestilente desagüe de su odioso spam.